Menú Cerrar

Análisis de The Last Campfire

Parece ser que la belleza se encuentra en el fracasar y volver a levantarse, en aprender, y sobre todo que esa belleza se encuentra en el camino y no en el final. Pues eso es lo importante y una de las enseñanzas de The Last Campfire. Lo nuevo de Hello Games nos trae una aventura llena de rompecabezas que desde luego es más de lo que a priori parece.

Este, al igual que otros indies del mercado buscan lo que parece una tendencia en estos juegos de nicho: un viaje al corazón y lleno de sentimientos. Buscan que el juego sea bonito y agradable de jugar ante todo, pues la historia, aún empezando a ser un cliché, siempre es conmovedora y en muchos casos difíciles de entender a la primera.

La tranquilidad de la exploración

Para empezar hay que recalcar uno de los aspectos básicos del juego, y es nada más empezar. Podemos escoger entre un modo normal o un modo exploración. El primero es el juego tal y como ha sido diseñado, con todos sus puzles y dificultades, con el modo exploración se omiten todos esos puzles, haciendo del juego un paseo. Y tiene lógica pues la curva de dificultad en este juego es sublime, desde lo más fácil hasta todo un desafío en los últimos minutos de juego. Sin embargo, pese a no ser largo y tampoco muy difícil, añadir este modo para los que simplemente quieren apreciar la historia y el mundo me parece un gran acierto.

Y es cierto que para ser el mundo de un indie hay bastante a explorar. Os lo adelantamos, el juego te lo puedes pasar en unas 3 horas, pero buscando todos los coleccionables y completando alguna cosa secundaria fácilmente llegaremos a las 6 horas. Una duración perfecta para este conmovedor viaje, corto pero en la media, no necesita más.

Somos el ascua que prende las hogueras en el camino

En esta aventura tomamos el papel de Ember, un pequeño personaje de vestimenta azul, y tal y cómo nos hablan del mismo es un ascua. Y os preguntaréis porqué un ascua, pero fácilmente se entiende que es porque puede prender las hogueras. Bien, llegados a este punto, ¿Que son las hogueras?. Estos son los puntos de reunión donde van a parar las almas en pena a las que ayudemos. Además son el nexo de unión siempre con la siguiente zona del mapa. El objetivo es simple, Ember se guía por querer ayudar al resto, a otras almas, cómo él, pero que tuvieron peor suerte en su viaje.

Para avanzar a la siguiente hoguera y continuar nuestra aventura es necesario salvar a cuatro almas en pena, sin embargo, en cada zona hay siete. Y aquí se ve realmente el gran trabajo que le han puesto al mundo, a los niveles, a los detalles del mismo y los atajos. Y este último es un punto a alabar, en muchos momentos sentía que estaba jugando a un metroidvania. Pues desbloqueando caminos que nos llevan de nuevo a sitios conocidos, haciendo de estos ahora un atajo a una zona, o la recogida de objetos que nos puede servir en un futuro y no en el momento, hacen del mapa un entorno muy interactivo e interesante. La mayoría de veces será intuitivo, pocas veces te dirán algo, pero con ello te sientes mejor, realmente orgulloso de tu progreso.

Otro aspecto a destacar, y muy positivamente, es la atmósfera tan relajante y calmada que crea el juego sólo con unos minutos de juego. Y en este apartado ayudan mucho el estilo artístico que han utilizado, muy agradable a la vista. No está centrado en el detalle ni en el realismo, busca ser simple y bonito, un deleite a la vista pero para que tampoco te pierdas pensando si algo es o no importante en una zona del mapa. Esto y el mismo ritmo del personaje (aunque podremos correr si queremos) nos recuerda que no hay prisa, que nos tomemos siempre nuestro tiempo.

Los rompecabezas y su versatilidad

Nada más empezar este bello viaje nos daremos cuenta de que estamos rodeados de obstáculos. Puertas que abrir, barriles para mover y palancas para usar sólo son algunos ejemplos. Cuanto más avanzamos mayor diversidad y complejidad encontramos en los puzles. Aquí sólo he notado algún fallo, y más bien relacionado con la interacción entre objetos. En cierto punto me he quedado sobre una superficie que no debía o dos objetos no han interactuado como deberían.

Y os aseguro que nos encontraremos muchos a lo largo del juego, tanto que esta es la forma de salvar a esas almas en pena. Cada una a la que nos acercamos nos presentará un puzle distinto, y una vez lo resolvamos le devolveremos el color a su vida, literalmente. Tanto es el detalle que por cómo es el puzle o gracias a diarios ocultos que podemos encontrar en el nivel, que somos capaces de descubrir porqué esa alma quedo atormentada y en pena. Al final se siente más un extra que otra cosa, pero aún así un muy buen añadido.

Hablo de Switch cuando me refiero que los controles son fáciles y muy adaptables. Puedes jugar con un Joycon, o los dos, como prefieras. Y en cuanto a PC cómo si vas con teclado y ratón o mando. La conclusión es la misma, y es que no hay demasiados controles a memorizar así nunca tendremos problema con ello, además que el movimiento del personaje se siente muy limpio en todo momento.

Una conmovedor resultado

Con una leve melodía de fondo, junto con una gran resolución desvelamos un gran misterio. Revelamos un gran secreto y llegamos a la verdad y al final de nuestro viaje. Es hora de recibir las respuestas que tanto ansiamos. En ese momento nos damos cuenta de la cantidad de metáforas y enseñanzas que el juego nos ha ido mostrando, aunque quizá no nos habíamos dado cuenta. Ahora lo vemos con claridad, hemos hecho mucho por el mundo, por las almas, y si hemos iluminado las hogueras era para guiar también a otros, y ayudarlos a llegar al final de su viaje.

Hablamos de un juego que cuenta con las clásicas limitaciones de un estudio pequeño, no hay que olvidar que es un indie. Tiene sus pequeños fallos, pero un buen estilo artístico, que brilla más por su simpleza que por sus detalles. Está lleno de buenas ideas y logra un combinado de lo más sobresaliente, del género es lo más recomendable de este año. Y ahora viajero, que veo que tu también has llegado al final de este análisis, dime si es más importante el final o el camino.

Si queréis ver más de The Last Campfire y su estilo artístico ahora tenemos una sección donde podéis ver mucho más de este proyecto. 

The Last Campfire

8.4

Jugabilidad

8.0/10

Historia y Narrativa

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Música

7.5/10

Pros

  • Una historia tan conmovedora cómo el mapa a explorar
  • Para ser un indie se encuentra traducido a varios idiomas
  • Un estilo artístico único

Contras

  • Puede resultar muy sencillo en ciertas zonas del juego, no recomendable si no os llama el género
  • Aún cuenta con algunos fallos
Publicado en Análisis

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *