Menú Cerrar

Análisis Horizon: Forbidden West

Un digno sucesor de Zero Dawn

Aloy está de vuelta y lo hace por la puerta grande. Horizon: Forbidden West, lo nuevo de Guerrilla Games, ya se encuentra disponible y nos trae una nueva historia de la Nora que te atrapará desde los primeros instantes. A continuación, te dejamos con nuestro análisis.

6 meses después

La historia comienza prácticamente después de los acontecimientos que tienen lugar en el primer título. Tras haber derrotado a Hades, Aloy parte en busca de una copia de GAIA para poder restaurar el mundo. Este se muere y el tiempo apremia. Una terrible y mortal plaga roja se extiende por toda la superficie del planeta, poniendo en peligro toda forma de vida.

Es ahí donde nos pondremos en la piel de la Nora y deberemos librar la batalla más grande que se nos ha puesto por delante hasta ahora. Nuestra misión será encontrar restos de los antiguos y buscar una copia de la IA capaz de revertir esta situación.

Con la ayuda de viejos amigos, y otros tantos nuevos que haremos por el camino, la lucha de Aloy será decisiva.

Al igual que en Zero Dawn, tenemos dos arcos argumentales muy bien diferenciados. Por un lado, está la búsqueda de información de los antiguos, descubrir que fue de GAIA, donde está y como encontrar una copia para salvar el mundo. Por otro, tenemos la eterna lucha entre las diferentes tribus.

Como bien dice el título del juego, este viaje nos llevará hasta el Oeste Prohibido, donde actualmente se está librando una cruda y terrible guerra entre distintos pueblos que no pinta nada bien. Y es que la protagonista, aunque está de paso, se verá envuelta en esta situación y tendrá que vérselas con diversos enemigos.

Nuevas máquinas más peligrosas

El símbolo distintivo de Horizon es el enemigo principal del juego: las máquinas. Gracias a Hefesto (una de las muchas IA que forman parte del proyecto Zero Dawn), las máquinas que en un principio iban a servir para hacer crecer y prosperar el mundo se han vuelto hostiles. Por ello, nuestra principal misión es o bien acabar con ellas, o volverlas de nuestro lado.

En Horizon: Forbidden West la lucha con las máquinas no ha terminado ni mucho menos, sino que estas son cada vez más grandes y peligrosas. Desde prácticamente los primeros compases del juego ya podemos ver algunos de los nuevos enemigos que nos aguardan en este viaje. Dos de ellos, los cuales me atrevo a decir que son de los más espectaculares, son la Reptívora (una máquina con forma de serpiente) y el famoso Terramamut, cuya figura venía como extra en la edición coleccionista del juego.

Hay muchos enemigos que repiten del juego anterior, pero, como ya he dicho, otros tantos son nuevos de esta entrega, y lucen realmente espectaculares. De hecho, derrotar a cada una de ellas puede resultar un auténtico desafío.

¿Y por qué decimos esto? Pues muy sencillo. Una de las mejoras que se han implementado en este juego, y que en lo personal me encanta, es la posibilidad de utilizar diferentes elementos para hacer daño a los enemigos.

Esto quiere decir: ahora los enemigos tendrán debilidades y fortalezas. Por ejemplo, si una máquina es débil a la electricidad, podemos usar flechas eléctricas para atacarles, consiguiendo así hacerle más daño que con una flecha normal.

Nuevas armas y habilidades

Y es que Aloy no solo contará con su arco para hacer frente a sus enemigos. Aparte de este, tendremos también la lanza, hondas, aturdidoras e incluso guanteletes entre muchas otras. Además, todas ellas podrán mejorarse en un banco de trabajo para que sean más poderosas.

Como ya he comentado, aparte de la variedad de armas también contaremos con diferentes tipos de munición, la cual nos será realmente útil si queremos acabar fácilmente con nuestros enemigos.

Por si todo esto fuera poco, también podremos adquirir distintos atuendos para ponerle a nuestra protagonista. Estos tendrán diferentes habilidades e incluso podrás ir mejorándolos, por lo que mientras un traje nos potencia el ataque cuerpo a cuerpo, otro puede hacer lo propio con el ataque en sigilo. Por tanto, cada uno nos será útil en distintas situaciones y lo más inteligente será ir variando entre uno u otro dependiendo de la misión que debamos realizar.

Pero Aloy también ha mejorado en muchos otros aspectos. En esta nueva entrega contaremos con nuevos artilugios que harán de la exploración algo totalmente diferente. La primera novedad es el gancho, el cual podremos usar tanto para apartar escombros de nuestro camino como para trepar o alcanzar lugares elevados.

Y si esta es una gran mejora para explorar por tierra, también tenemos lo propio para mar y aire. Para lo primero contaremos con una mascarilla que nos permitirá bucear, y he de decir que ha sido un acierto tremendo introducir esto en el juego, pues el fondo marino es precioso y está muy conseguido.

Para el aire, contaremos con una paravela que nos permitirá surcar los cielos y poder descender de lugares muy elevados sin la preocupación de sufrir daños por la altura o tener que ir bajando poco a poco.

Apartado técnico

Como era de esperar, técnicamente le da mil vueltas a su predecesor. Ha cogido todo lo que estaba bien en Zero Dawn y lo ha mejorado. Los paisajes son incluso más bonitos si se puede, hay una gran variedad de escenarios y ecosistemas, diferentes tipos de vegetación (incluida la plaga roja que está amenazando el mundo), los ríos y toda el agua en general está muy lograda…

Visualmente el juego no tiene nada que envidiarle a nadie. Es de los títulos más bonitos que he visto hasta la fecha. Se nota que todo está hecho con mucho detalle, cuidado y mimo, y se consigue un resultado realmente increíble.

En cuanto a la banda sonora, se nota que han repetido los compositores originales, pues estos han sabido mantener la esencia del primer juego. Ya en el tema principal podemos ver que tiene ciertas discrepancias con el del título anterior, pero el cambio le sienta realmente bien, le da una vuelta de tuerca al tema y te hace escucharlo de un modo totalmente distinto, aunque la canción sea prácticamente la misma.

Durante las 30 horas que nos llevará completar la historia (más del doble si quieres completar el juego al 100%), la música nos acompañará en todo momento y sabe adaptarse a cada una de las situaciones por las que está pasando Aloy.

Conclusión

Horizon Forbidden West es un digno sucesor de Zero Dawn. Conserva perfectamente la esencia de su predecesor, pero sabiendo introducir cosas nuevas con las que refrescar el título y hacerlo algo diferente.

Las nuevas máquinas y el modo de combatirlas harán que los enfrentamientos no sean tan monótonos y tengas que pararte a pensar en la estrategia que vas a utilizar en los combates.

El mundo cuenta con escenarios muy diversos, muy bien desarrollados, plagados de detalles y que te invitan a querer explorarlo hasta el último rincón. Pudiendo aprovechar las nuevas habilidades como bucear o la paravela, podremos llegar a lugares donde, en el primer título, jamás pensamos poder ir.

Con una gran variedad de misiones secundarias, coleccionables y secretos por descubrir, así como una gran historia que continúa directamente el final del primer juego, Horizon: Forbidden West es de esos títulos que llega pegando fuerte y que encantará a todos aquellos que amaron Zero Dawn.

Horizon: Forbidden West

9

Jugabilidad

9.0/10

Historia y Narrativa

9.0/10

Gráficos

9.0/10

Apartado sonoro

9.0/10

Pros

  • Mejora en todos los aspectos a su predecesor
  • Escenarios y entornos muy conseguidos
  • Historia que te atrapa desde el minuto uno

Contras

  • No hace mucho uso del DualSense
  • No innova mucho en relación a Zero Dawn
Publicado en Análisis

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.