Icono del sitio The Art of Gaming

Análisis Submerged: Hidden Dephts, el regreso del indie postapocalíptico

Análisis submerged hidden dephts

Hace ya cerca de un mes que se lanzó al público la segunda parte de Submerged, un juego indie nacido en 2015 que trataba sobre una ciudad inundada tras que el poder de una gran planta emanase desde lo más profundo del mar. Junto al dúo protagónico de hermanos, Miku y Taku, habremos de ir navegando para descubrir los secretos que esconde este mundo. Sin más preámbulos, os dejamos con el análisis de Submerged: Hidden Dephts.

Expand player

Una oportunidad perdida para contar una gran historia

Si bien es cierto que para crear un videojuego no es necesario tener una trama sólida, como es el caso de cualquier Candy Crush, Flower o juegos del estilo, Submerged: Hidden Dephts echa en falta poseer alguna narrativa para engancharnos. Sabemos que todo está inundado. Sabemos que Miku, el personaje que se maneja principalmente, tiene poderes. Sabemos que puede conectar con las plantas. Lo que no sabemos es el por qué.

Y esto es una pieza clave que no está por ningún lado: estando en mitad del apocalipsis y teniendo un superpoder, nos encontramos ante una historia en la que no sucede nada en absoluto. Nuestra única misión es explorar, reunir unos cuantos coleccionables y llevar núcleos de energía a las raíces de las plantas. Cuatro horas después, se acabó el juego. Sin que hayamos entendido qué acabamos de ver. Y eso es un error grave en una entrega así.

Teniendo la oportunidad de narrar cualquier trama, solo nos encontramos con dos hermanos con los que no conseguimos empatizar en ningún momento. Ni con ellos ni con nada que los rodea. No se nos explican sus motivaciones ni por qué piensan de determinadas maneras. Por ejemplo: el chico, Taku, no quiere que el poder de su hermana los separe. ¿Por qué? No se sabe. Nadie lo sabe. Y llega a un punto en el que puede llegar a causar cierta frustración no entender nada de lo que hacemos ni de lo que vemos u oímos.

Este cóctel de sinsentidos y fallos de rendimiento sólo ocasiona que el jugador quiera dejar de estar delante de la pantalla. La entrega de Uppercut Games se define como «relaxploración«, pero el problema es que llega un punto en el que la exploración comienza a ser estresante, y deja de lado la parte de relax.

El único punto a favor

Y no es que el juego no tenga motivos para ser una aventura corta que nos deje con buen sabor de boca, en absoluto. Los escenarios están llenos de colores muy vivos y de texturas muy conseguidas que son capaces de hacer sentir al jugador como si realmente estuviese dentro del mundo de Submerged. Algunos puzzles laberínticos, como el encontrar por dónde hay que subir para llegar a la cima del edificio más alto, nos alientan a explorar y querer conocer cada recoveco del juego.

Por desgracia, aunque nos quedemos obnubilados por la grandiosidad de la paleta de color o de los escenarios, no son suficiente motivo para querer terminar esta entrega. De hecho, ni siquiera es un juego largo. Tiene una duración aproximada de cuatro horas en total, y con veinte minutos ya empieza a ser pesado tener que avanzar.

Jugabilidad altamente mejorable

También cabe destacar que no siempre sabemos cómo nos tenemos que mover a lo largo del mapa. Es cierto que en muchas ocasiones es evidente si recordamos cómo nos movíamos a lo largo del mundo de Assassin’s Creed, siempre escalando por cornisas y elevándonos por los aires, mecánicas que se vuelven a dar en este juego. Pero no siempre es evidente, y no hay ningún tipo de tutorial que nos muestre cómo desenvolvernos en el vasto mundo que se halla ante nosotros. Y es una pena, porque muchas veces, por no saber movernos, nos perdemos numerosos detalles.

Otro punto en contra son los cuadros de texto. No están para nada integrados en la pantalla, simplemente son cuadros blancos puestos en mitad de la ventana de juego. Esto, aunque pueda parecer que no, interrumpe muchísimo a la hora de sumergirnos (sí, es una referencia al título del juego) en la entrega.

En conclusión…

Definitivamente, tenía una idea muy distinta de cómo iba a ser Submerged: Hidden Dephts cuando lo descargué. No me esperaba encontrarme con un juego que, además de no seguir un hilo argumental coherente, me cansase tanto en cuanto lo abriese. Y es una pena, porque el potencial de los escenarios y de la trama es brutal, pero ha resultado siendo una entrega muy mal aprovechada.

Salir de la versión móvil