Menú Cerrar

Análisis The Ascent

The Ascent

Rol abrumador y repetitivo, pero con un mundo cyberpunk que emocionará a los fans del género

The Ascent es la última obra del equipo de Neon Giant, distribuida por Curve Digital. En esencia, estamos ante un RPG de perspectiva isometrica con mucha acción y disparos. Todo esto con una estética Cyberpunk muy pura. Os contamos mucho más a continuación, en nuestro análisis de The Ascent para PC.

Acción y monstruos por doquier

The Ascent se encarga de mantenernos bien ocupados, concretamente nuestras manos en el arma y siempre listos para la batalla. En este colosal mundo cyberpunk tendremos un pequeño espacio seguro. Pero no serán así todos los escenarios que nos encontremos, más bien al contrario. Tendremos un pequeño lobby, para reponer munición y mejorar armamento y a nuestro propio personaje. Más allá de la pequeña ciudad todo son disparos y misiones para mafiosos.

Nosotros encarnaremos a un mercenario, que debido a asuntos gubernamentales espaciales, los cuales no nos importan mucho, acabaremos ganándonos la vida haciendo recados para distinta gente. Estos son en su mayoría mafiosos, contrabandistas, taberneros o simplemente gente que necesita la ayuda de alguien con nuestras habilidades. Para estar siempre a punto está pequeña zona central nos viene de lujo. Encontraremos misiones, tiendas y arsenales de todo tipo.

Una añadido RPG que me ha gustado mucho es la forma de incrustarnos chips, o extras bionicos al cuerpo. Esto actúa de una forma similar al equipamiento. Ganaremos habilidades pasivas o activas, además de estadísticas base para nuestro personaje. Que por cierto, podremos modificar desde el minuto uno de juego, con distintos peinados, caras y ropa.

Ponerse guapo no tiene efecto contra los contrabandistas ahí fuera. Ni contra los innumerables monstruos. Si hay algo que agrada mucho es la cantidad de acción en el título. Quizá algo repetitiva tras tantas horas, pero satisfactoria al fin y al cabo. Tenemos la suerte de encontrarnos mechas, maleantes de distintas razas planetarias o algún que otro humano. Enemigos y armamento variado, pinta bien de momento. Aunque este no es el aspecto que más destaca.

Vista cenital para presentarnos un bonito cybermundo

Si hay algo en lo que se haya prestado atención aquí es a su mundo. Las calles, los personajes, los efectos y los eventos que ocurren a lo largo del planeta. Todo tiene un detalle y un mimo dignos de admiración. Las escenas en cada momento, al igual que la narrativa y la parte más rolera de cada una resultan gratificantes. Tendremos siempre una gran cantidad de diálogos a elección, para informarnos algo más sobre nuestro entorno o acciones.

Nuestra historia dependerá de nosotros mismos por ello. Nos moveremos gracias a las cientos de empresas multinacionales que ahora dominan el mundo, gracias a sus hilos en la sociedad. Claramente lo que vemos alrededor nuestro es un mundo con gran separación entre clases y razas, probablemente como resultado del capitalismo y el consumismo.

Veles es el mundo por el que nos moveremos, y normalmente en este caso de juegos vemos apartados más cuidados que otros. La jugabilidad con sus mecánicas de RPG y el apartado visual resultan deslumbrantes. Y efectivamente nos damos cuenta de que la historia que nos cuentan o ciertos apartados sonoros son más bien terciarios. Los sentimos indiferentes.

Aún con todo esto, The Ascent es una gran obra, que tiene muchas horas para ofrecernos. Más de 10 horas de historia y el doble de contenido extra. Con unos escenarios ciberneticos alucinantes, al que acompaña un sistema de acción y RPG realmente completo.

The Ascent

8.3

Jugabilidad

9.0/10

Historia y Narrativa

8.0/10

Gráficos

9.0/10

Apartado sonoro

7.0/10

Pros

  • Mundo amplio y detallado
  • Buenas opciones RPG y diálogos extensos

Contras

  • Acción repetitiva
  • Música poco memorable
Publicado en Análisis

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.