Menú Cerrar

Crítica sin spoilers de Uncharted

Nathan Drake da el salto a la gran pantalla

Es sabido por todos que Tom Holland está de moda. No solo ha roto la taquilla con la nueva entrega de Spider-Man: No Way Home, sino que ahora llega para interpretar a uno de los cazatesoros más famosos del mundo de los videojuegos (no queremos desprestigiar a la gran Lara Croft). Y es que Nathan Drake está de vuelta, pero esta vez no protagoniza un videojuego, sino una película. Uncharted, la nueva película de Sony, ha llegado a los cines y nosotros te traemos nuestra crítica.

De vuelta a los inicios

La película comienza con un buen guiño a los videojuegos. En los primeros instantes de Uncharted 2 podíamos ver a Drake despertando en un tren a punto de caer por un precipicio. Aquí podemos ver a Holland en la tan mítica escena del avión, haciendo lo propio.

Y es que la película ya empieza fuerte para ponerte en situación con todo lo que está por venir. Cientos de referencias al juego, a Naughty Dog y algún que otro cameo que te sacará una sonrisa en la sala de cine.

Tras esta escena se nos presenta al personaje con un flashback quince años atrás. Nate y Sam, dos hermanos huérfanos, sueñan con encontrar algún día un tesoro pirata y poder vivir a lo grande. Sin embargo, el destino es caprichoso y sus caminos se separan a muy pronta edad. Es por eso que Nate tendrá que vivir por su cuenta desde entonces.

El joven se convierte en un camarero que aprovecha su posición para sustraer las pertenencias más valiosas de los clientes del bar. Es así como conoce a Victor Sullivan, otro ladrón más experimentado, que busca a Nate con el objetivo de que este siga los pasos de su hermano Sam. Su objetivo: encontrar el tesoro perdido más grande de la historia.

A partir de este momento, se puede resumir como una adaptación de Uncharted 4 a la gran pantalla, pues la película es prácticamente idéntica al videojuego. Y no por esto es malo, al contrario. De todas las adaptaciones de videojuegos al cine que he visto hasta la fecha, Uncharted es la mejor con diferencia. Sin embargo, se nos vendió que esta iba a ser una historia completamente nueva e independiente, narrando la primera gran aventura de Nate y Sully, y en parte lo es. Pero solo en parte.

Un villano de videojuego

Quien se come la pantalla cada vez que aparece en escena es Antonio Banderas. Interpretando al villano de la cinta, tiene una actuación sublime. Sin embargo, su personaje es bastante plano y su motivación es muy simple: conseguir el tesoro para hacerse todavía más rico, pasando por encima de todo y de todos los que se pongan en su camino. Aun así, es una motivación típica de cualquier villano de la franquicia, por lo que me parece una elección bastante acertada.

Por otro lado, es una auténtica pena que, como bien ha dicho el propio Holland en alguna que otra entrevista, únicamente comparten una escena en toda la película. Lástima, porque se ve que hay muy buena química entre ambos, y nos podrían haber regalado escenas increíbles.

Por su parte, Tati Gabrielle cuenta con muy buenas escenas de acción en su papel como Braddock, una mercenaria que se vende al mejor postor, a Moncada en este caso. Sophia Ali interpreta a una Chloe Frazer mucho más que aceptable. Es de las mejores cosas que saco de la película, aunque es cierto que su papel chirría un poco si has jugado a los juegos.

Mientras que en estos te dicen que Chloe es una vieja amiga de Sully, que siempre han trabajado juntos y que confían plenamente el uno en el otro, aquí cada uno mira por sí mismo y sus intereses, sin importar qué pueda pasarle al otro.

Discrepancias con el juego

Y sí, si quieres disfrutar al cien por cien de la película, tienes que ir con la mentalidad de que es una reimaginación de toda la historia, y no una calcomanía de los juegos. Hay muchas cosas que en este son de una manera, y aquí de otra.

Por ejemplo, Nate conoce a Sully intentando robar el anillo de Drake, mientras que aquí se conocen por medio de su hermano Sam. Todo el flashback que tiene lugar en Colombia en la tercera entrega se pasa por alto y se ha cambiado por completo el origen de tan bonita relación, comenzando con un cazador cazado y terminando por volverse prácticamente padre e hijo. Aquí no hay nada de eso.

El protagonista no lleva el anillo porque él se considere un Drake y lo robase de dicho museo, sino porque su hermano Sam se lo lega antes de marcharse del orfanato, dando un nuevo sentido a la historia y haciéndote entender que Drake es Drake en honor a su hermano, y no porque “robase” el apellido del orfanato en el que se crio, como te dan a entender en los juegos.

Aunque podría explayarme más, solo quiero dejar una cosa clara: la película discrepa mucho del juego, pero eso no tiene por qué ser malo. Como ya he dicho, se ha reimaginado la historia. Es una nueva forma de verla, una nueva perspectiva, y no le sienta nada mal.

Grandes efectos y buena banda sonora

Los efectos especiales están muy bien conseguidos. Da la sensación de que se ha intentado hacer todo lo más real posible y tirar lo mínimo de efectos especiales, porque perdería bastante el encanto de la película. Todas las peleas tienen unas coreografías tremendas, hay situaciones totalmente inverosímiles que solo podrían suceder en un videojuego, explosiones, disparos…

Tom Holland hace uso de todo lo aprendido con su papel en Marvel y no para de hacer piruetas siempre que puede, llegando en ocasiones a ser un poco excesivo. Por ejemplo, un simple salto lo convierte en una acrobacia de película. Pero es Uncharted, todo tiene que ser a lo grande.

Por otra parte, Ramin Djawadi ha hecho un gran trabajo con la banda sonora. Y, por si te lo estabas preguntando, sí, el tema principal de los juegos suena en la película. Para ser exactos, se puede escuchar de fondo en una de las escenas más épicas del largometraje.

Conclusión

Si te has llevado una decepción detrás de otra al ver las malas adaptaciones que se han hecho de diferentes videojuegos a lo largo del tiempo, estás de suerte. Uncharted consigue romper ese cliché de que los videojuegos no se pueden adaptar al cine, porque solo salen cosas malas.

Tom Holland está muy bien en su papel de Nathan Drake. Sin embargo, hay momentos en los que Mark Wahlberg te recuerda más a Drake que el propio Holland. Una pena que la película no se hiciera en su momento, porque estoy segura de que Wahlberg habría hecho un trabajo maravilloso.

Una historia entretenida, cargada de acción y que te enganchará desde el minuto uno. Si te gustaron los videojuegos, la película hará lo propio.

Eso sí, recuerda ir con la mente abierta. No es una adaptación literal de todos los sucesos que tienen lugar en la saga de videojuegos.

Uncharted

8

Nota

8.0/10

Pros

  • Reinvención de la historia que funciona bien
  • Grandes actuaciones de todos los actores
  • Historia bien contada que engancha desde el minuto uno
  • De las mejores adaptaciones de videojuegos al cine que se han hecho

Contras

  • Si vas buscando algo similar al juego, te va a decepcionar
Publicado en Análisis

Relacionados

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.